background image

 

En definitiva, para muchas personas, el juego es una actividad de ocio y un agradable 
entretenimiento. Para algunos, sin embargo, la participación en juegos puede conllevar 
problemas. 
 
Las variables que se han asociado a conductas de bajo riesgo, o a buenas prácticas de 
juego 
han sido: 

1)  Jugar a determinados tipos de juego (las máquinas siempre son percibidas 

como de mayor riesgo) (Breen & Zimmerman, 2002; Welte et al., 2004). 

2)  Accesibilidad de las formas más adictivas (debe existir una relación entre 

disponibilidad y perfil de riesgo (Cox et al, 2005; Williams et al., 2007). 

3)  Frecuencia, rapidez  y  cantidad de las apuestas (Currie et al., 2006, 2008; 

Weinstock et al, 2007). 

Algunos factores que se han asociado a mayor riesgo han sido: 

1)  Género masculino (Bondolfi et al., 2000; Ladouceur et al., 1999; Volberg et al., 

2001). Son escasos los estudios que apuntan a las mujeres como colectivos de 

alto riesgo, excepto en minorías étnicas (Wardman et al., 2001; Penelo et al., 

2012). 

2)  Zonas urbanas (Volberg et al., 2001). 

3)  Tener un bajo nivel de ingresos o estar en situación de desempleo (NRC, 1999; 

Potenza et al, 2001; Volberg et al., 2001). 

4)  Creencia de que el juego puede ser una forma de aumentar los ingresos, jugar 

como única forma de ocupar el tiempo y jugar para regular/escapar de estados 

emocionales negativos (Jiménez-Murcia et al., 2010; Jiménez-Murcia et al., en 

prensa). 

El acceso casi universal al juego por medios remotos e interactivos introduce una 
nueva visión respecto del potencial impacto en la adición de la actividad de juego: 

·  Supone una mayor accesibilidad al mundo del juego y por tanto un mayor 

riesgo. 

·  Quizás el mayor riesgo recae sobre la población juvenil: 

o

 

Los jugadores en Internet son, en muchos casos adolescentes, aunque 

mayores de 18 años, con unos patrones de juego y dedicación que 
pudiera hacerles más propensos a ser jugadores con problemas. 

o

 

Los juegos sociales son un fenómeno generalizado entre los 

adolescentes: los amigos y la familia juegan un papel importante en la 
experiencia de la juventud, y en el acceso a los juegos a través de 
Internet. 

o

 

El reto principal para los  padres en relación con los juegos de azar de 

menores de edad en Internet es el promover las actitudes adecuadas, 
sensibilizando a sus hijos y prestando especial atención a la prevención 
de los problemas.