background image

 

·  Por otro lado, los juegos online regulados suponen la posibilidad de un mayor 

control por parte del regulador y de los operadores que pueden restringir el 
acceso a los juegos de azar en línea. 
 

3. El contexto económico, normativo y social del juego en España 

 

3.1. La actividad del juego en España: algunas cifras relevantes 

 

El sector del juego en España alcanzó, en 2012, un volumen anual de cantidades 
apostadas de unos 26.000  millones de euros, de las que cerca de un 43  % 
corresponde a la demanda de Loterías y Apuestas del Estado y la ONCE, y un 36% a 
la demanda de máquinas B y C, un 7 % a los juegos de bingo, un 4% a los juegos de 
mesa en casinos, 10% al juego online, aunque esté último está ganando terreno 
rápidamente. 

Se calcula que más de un 70% de la población española ha jugado a juegos de azar 
en alguna ocasión. En la actualidad, aproximadamente 1,3 millones de jugadores 
están registrados en los operadores de juego online habilitados en España. 

3.2. La normativa de juego responsable en el ámbito estatal y en el de las 

Comunidades Autónomas 

Como ya se ha dicho, la aprobación  de la Ley 13/2011 supone un hito en cuanto al 
tratamiento del juego responsable en un enfoque global y comprensivo del fenómeno. 
La Ley se refiere en su artículo 8 a la protección de los  consumidores y políticas de 
juego responsable, estableciendo: 

1. Las políticas de juego responsable suponen que el ejercicio de las actividades 
de juego se abordarán  desde una política integral de responsabilidad social 
corporativa que contemple el juego como un fenómeno complejo donde se han 
de combinar acciones preventivas, de sensibilización, intervención y de control, 
así como de reparación de los efectos negativos producidos. 

Las acciones preventivas se dirigirán a la sensibilización, información y difusión 
de las buenas prácticas del juego, así como de los posibles efectos que una 
práctica no adecuada del juego puede producir. 

Los operadores de juego deberán elaborar un plan de medidas en relación con 
la mitigación de los posibles efectos perjudiciales que pueda producir el juego 
sobre las personas e incorporarán las reglas básicas de política del juego 
responsable. Por lo que se refiere a la protección de los consumidores: 

a) Prestar la debida atención a los grupos en riesgo.