background image

 

b) Proporcionar al público la información necesaria para que pueda 
hacer una selección consciente de sus actividades de juego, 
promocionando actitudes de juego moderado, no compulsivo y 
responsable. 

c) Informar de acuerdo con la naturaleza y medios utilizados en cada 
juego de la prohibición de participar a los menores de edad o a las 
personas incluidas en el Registro General de Interdicciones de Acceso al 
Juego o en el Registro de Personas Vinculadas a Operadores de Juego. 

2. Los operadores no podrán conceder préstamos ni cualquier otra modalidad 
de crédito o asistencia financiera a los participantes. 

Asimismo, la Ley establece que las empresas operadoras deben de llevar a cabo un 
Plan operativo que tenga en cuenta los principios del juego responsable, la formación 
de empleados, los canales de distribución, el diseño de juegos y los demás aspectos de 
su actividad que reglamentariamente se establezcan. 

Por otro lado, en su art. 21.9 la citada Ley 13/2011 establece entre las funciones del 
regulador, “asegurar que los intereses de los participantes y de los grupos vulnerables 
sean protegidos…”,  lo que lleva a la DGOJ a abordar este tema desde una perspectiva 
global, y a proponer esta iniciativa. 

Cada Comunidad Autónoma es competente para regular el juego presencial en su 
territorio. El art. 34 de la Ley 13/2011 establece el Consejo de Políticas del Juego como 
órgano de participación y coordinación de las Comunidades Autónomas y el Estado en 
materia de Juego. 

El art. 35, a su vez, establece las competencias del  Consejo de Políticas de Juego, y 
señala que el Consejo entenderá de, entre otras, las siguientes materias: 

… f).-  Coordinación de la normativa sobre medidas de protección a los menores  y 
personas dependientes. 

… h).-  En general todo aspecto  de las actividades de juego que, dada su naturaleza 
precise de una actuación coordinada del Estado y las Comunidades Autónomas. 

Una estrategia de Juego Responsable común, sólo podrá ser coordinada y aplicada en 
todo el territorio español, en base a la aceptación voluntaria por parte de las 
Comunidades Autónomas, que tienen asignada la competencia de regulación del juego 
presencial. La adopción de una Estrategia de Juego Responsable coordinada por el 
sector, y por la Administración del Estado, será sin duda un enorme aliciente para que 
las Comunidades Autónomas se alineen con la misma.